Concierto del grupo Tulsa en el bar Fotomatón

El jueves 13 de mayo asistí al concierto que Tulsa ofreció en el bar Fotomáton, detrás de la Plaza de España, en Madrid.

10 € la entrada. Un poco cara, creo que los del bar se pasaron un poco.

El concierto excelente. Seríamos unas 50 personas aproximadamente, y tuve la suerte de poderlo ver en primera/segunda fila.

Me llevé la cámara de fotos. Desafortunadamente la escasa luz y la imposibilidad de utilizar el flash me obligó a subir al máximo la sensibilidad ISO, por lo que pido perdón por el grano y desenfoque de las fotos.

Y al final, un breve relato inspirado en el concierto.

¡Salud!

Miren Iza, líder del grupo Tulsa en concierto en el bar Fotomatón, Madrid

 

Miren Iza, líder, vocalista y guitarrista del grupo de música Tulsa, en concierto en el bar Fotomatón, Madrid

Sus caras se mezclaban entre el pasar fugaz de unos acordes melancólicos, entre el frágil reverberar de las cuerdas de una guitarra solitaria.

Sus miradas se entrecruzaban entre el humo dulce del opio que anestesiaba sus párpados, la sutil ambigüedad de quien asiste a un espectáculo extraño.

Solo unas pocas bocas alcanzaban a articular unos versos inconexos. Y sus gargantas  imitaban una melodía abstracta, sobre el murmullo de las botellas llenas de cerveza.

No era yo quien los miraba. Eran otros los ojos que contemplaban su tristeza.

Desfallecían las corcheas del teclado cuando una voz se levantó soliviantada. Cesó la tormenta de luces indiscretas. Y  sonaron las lánguidas palabras que habíamos escuchado en otro tiempo y en otro lugar.

Imagen de Miren Iza, líder del grupo Tulsa, en concierto en el bar Fotomatón, Madrid

Entradas relacionadas: Tulsa, el grupo de música y la ciudad homónima

Las palabras no sirven para nada

Nunca mostré mucha simpatía por los excesos en solitario de Enrique Bunbury. Salvo escasas y sublimes excepciones como su álbum “Pequeño”, una mezcla sorprendente de estilos rock o ritmos gitanos del este de Europa.

Quizá también alguna canción de su colaboración con Nacho Vegas, y por supuesto otras tantas, contadas, de “Viaje a ninguna parte” o “Flamingos”.

Sin embargo guardo bastantes esperanzas en su último disco, “Hellville De luxe”. Aspiro a que se convierta para mí en su mejor disco en solitario.

Si bien los versos y rimas de “El hombre delgado que no flaquerá jamás” no merecen a mi parecer excesivos aplausos. Creo que Bunbury tiene mucha más capacidad creativa y literaria como para componer una letra más elaborada.

Pero en líneas generales me gusta mucho, demasiado, más allá de mi admiración por su etapa en Héroes del Silencio.

Ah, y a los ineptos cerriles que lo acusan de plagio por haber tomado algunos versos del poeta Pedro Casariego, los animo a realizar acusaciones de la misma naturaleza contra Bob Dylan, Joaquín Sabina o John Lennon, por ejemplo. ¿Tendrán cojones?

http://www.youtube.com/watch?v=jx1pRhqMxA4

Salud,