Nunca mostré mucha simpatía por los excesos en solitario de Enrique Bunbury. Salvo escasas y sublimes excepciones como su álbum “Pequeño”, una mezcla sorprendente de estilos rock o ritmos gitanos del este de Europa.

Quizá también alguna canción de su colaboración con Nacho Vegas, y por supuesto otras tantas, contadas, de “Viaje a ninguna parte” o “Flamingos”.

Sin embargo guardo bastantes esperanzas en su último disco, “Hellville De luxe”. Aspiro a que se convierta para mí en su mejor disco en solitario.

Si bien los versos y rimas de “El hombre delgado que no flaquerá jamás” no merecen a mi parecer excesivos aplausos. Creo que Bunbury tiene mucha más capacidad creativa y literaria como para componer una letra más elaborada.

Pero en líneas generales me gusta mucho, demasiado, más allá de mi admiración por su etapa en Héroes del Silencio.

Ah, y a los ineptos cerriles que lo acusan de plagio por haber tomado algunos versos del poeta Pedro Casariego, los animo a realizar acusaciones de la misma naturaleza contra Bob Dylan, Joaquín Sabina o John Lennon, por ejemplo. ¿Tendrán cojones?

http://www.youtube.com/watch?v=jx1pRhqMxA4

Salud,

¡Compártelo!